Isemay 39.8


              
-                            Nadie haría daño a mí esposa- dijo más para sí mismo Osmar, que para los que le escuchaban.
-                            Antes, tal vez no, pero cuando ella eligió dar Halk y Sabell para salvaros, vuestro ejército se dispersó, la mayoría fue trasladado a mi guarnición, esperando que volvieras para dártelo, has estado mucho tiempo a mi servicio y te recompensaré con tierras, a ambos os recompensaré con tierras, yo sé lo que no es mío primo, y se lo que os pertenece- le dijo al observar la cara que ponía- Otros muchos de tu ejército decidieron no trabajar de esto hasta que volvieras, tus fuerzas se han debilitado, tu ejército ha desaparecido, ¿Crees que a ellos les importa ahora que seas el halcón negro?
-                            ¿Quién está intentando hacerles daño?- preguntó Uwuain preocupado- ¿Están seguros aquí?
-                            Nadie les hará daño en casa del rey, pero si Isemay decide irse, no podré impedírselo, así que tenemos que actuar con sumo cuidado.
-                            Majestad- interrumpió un paje en la habitación- Lord Reynald les espera en la biblioteca.
-                            Seguidme- les dio una orden y salió tras el paje.

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Uhmm, habrá enfrentamiento?
Seguro, Osmar no va a tragar ya a Reynald.

Saludos.
Osmar es un poco quejica, debería agradecer lo que ha hecho por su esposa.

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor