Isemay 40.10


         
-                            ¿Quieres que te ayude a recoger flores?- su hijo se había olvidado de que iba a irse con Osmar.
-                            No, mamá recogerá las flores solas, tu, vas a ir con papá a ver los caballos.
-                            ¿Pero puedo ir a por flores?
-                            Esta tarde iremos a por flores, ahora ve con papá a hacer cosas divertidas.
-                            ¿Vamos a jugar?- le preguntó intrigado.
-                            Claro, papá sabe muchos juegos- deseó que fuera cierto si quería ganarse la confianza de su hijo.
-                            Cantaremos una canción- decidió el niño por fín.
-                            Bien, si, cantar una canción, papá se sabrá muchas- Se levantó con él y le dio la mano volviendo al balcón, donde como esperaba Osmar estaba mirándoles.
-                            ¿Ya está?- la preguntó cuándo el niño le tendió la mano para irse con él- ¿Así de fácil ha sido convencerle de que me acompañe sin ti?
-                            Le veré para comer- fue su respuesta y se agachó para dar un beso a su hijo que la abrazó con fuerza.
-                            ¿No me das un consejo?- la preguntó Osmar, ya que quería retenerla a su lado un rato más y sabía que eso sería difícil ahora que había convencido al niño de que le acompañara, y parecía haber hecho un buen trabajo al respecto- No he sido padre en mucho tiempo- la recordó al ver que ella no le hablaba- y de repente tengo un hijo de dos años.
-                            Le encantan los caballos- fue lo único que le dijo.
-                            Si- grito el niño entusiasmado.
-                            ¿No quieres venir a verlos con nosotros?- la preguntó con la esperanza de que ella asintiera.
-              Tengo que dar un paseo con alguien, disfruta del niño- se dio la vuelta y se marchó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor