Isemay 42.2


          
-                            Quiero que intercedas por mí- le pidió a su hermano y esta vez sí se volvió para mirarle- Osmar ya me concedió la nulidad.
-                            ¿Qué?- le preguntó su hermano sorprendido.
-                            Él me dijo que quería empezar de cero, ambos debemos hacerlo.
-                            ¿Estás segura?- la preguntó su hermano preocupado y se acercó a ella para ponerle una mano sobre el hombro, ella parecía no querer mirarle.
-                            Nos iremos en un rato, llevaré a Olaft conmigo, voy de visita, quiero que vengas a recoger al niño cuando corresponda y lo traigas a la corte, ¿Puedo pedirte eso?
-                            No, no puedes, ¿Crees que el modo en que tu hijo será feliz, será separándole de su padre? Sé que te hemos hecho daño- la sujeto al ver que ella se volvía para marcharse- debemos pedirte disculpas por las veces que te dejamos sola, las veces que no supimos comprender que nos amabas y te preocupabas por nosotros, podíamos haber elegido otra forma, pero no significa que fuera la solución correcta.
-                            No quiero hablar de ello, solo quiero…
-             Osmar y yo, tenemos que pedirte disculpas por muchas cosas, pero, no le pidas que no te amé, no te separes a ti tampoco de la felicidad que sabes él puede darte, esta tarde el rey le entregará tierras, podréis empezar de nuevo, si lo deseas, no creo que Osmar dijera en serio lo de la nulidad, él te ama por encima de todo.

Comentarios

sabores compartidos ha dicho que…
Vaya por fin alguien que le dice las cosas como son en su cara, a ver si lo entiende de una vez, jejeej
mas besotesssssss
Tamara ha dicho que…
Sabores, pues ojala, porque telita con la niña, parece que es un poco cabezota, ¿A quién habrá salido? jejejeje

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor