Isemay 43.2



Uwuain había ido a sustituirla, para que fuera a descansar, pero ella no se había movido de su lado, cada vez que parecía salir de su presencia, Osmar se removía inquieto en la cama.
Mientras le cambiaba el trapo húmedo que tenía sobre la frente, y la fiebre disminuía de su cuerpo, y a medida que iban pasando los días sin que su esposo abriera los ojos, y que la visita del médico no hubiera aclarado nada a la situación que vendría. Isemay intentaba, sin conseguir nada que su esposo la escuchar a través de su sueño, porque ella no estaba dispuesta a que él la abandonara de nuevo.
La cicatriz era fea, una enorme y horrible marca quedaría para siempre en su estómago, tal vez era la prueba que ella necesitaba para recordarse porque no debía separarle de su lado. Estaba segura de que necesitaría un tiempo para perdonarle por completo, pero estaba dispuesta a hacerlo.


Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Anda, este se me pasó.
Está bien que te cuiden y más si es Isemay, claro está.

No sé si le echará algo en el agua y luego el Osmar no parará de ir al W.C. las chicas son rencorosas creo.

Saludos.
Tamara ha dicho que…
Vaya tela Dany, tanto como hacer que se cagarrucie, no creo que le quiera tan mal.

Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor