Latidos- Capítulo 2.2



Y ella sonrió, y miró la noche estrellada y supo que no perdía nada, y quería volver a vivir la adrenalina de un salto, como la sangre fluye por todo tu cuerpo y te hace sentir viva, como te suspendes en el vacío y por un momento eres tú y el aire y nada importa… También quería vivir ese primer contacto con el agua helada que te hacía entumecerte, y el dolor del primer golpe contra la superficie, como si el agua te partiera en dos, pero es tan satisfactorio todo aquello, hacía tanto que no lo sentía.

Cerró los ojos y se acercó al borde de la piscina, estaba allí e iba a hacerlo, en la superficie del agua su cara estaba reflejada, no importaba nada, iba a caer de bruces con la realidad en cuanto saliera de esa piscina, pero al menos, lo habría hecho, y todo riesgo merecía la pena en ese momento. 

Comentarios

EldanY dalmaden ha dicho que…
Si se tira yo no la salvo, odio el agua.....

Felices Fiestas
Tamara ha dicho que…
jajaja, dila que se quede jejeje. Un besazo Dany.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor