¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

13 de diciembre de 2012

Latidos-Prólogo 1

Bueno, estos días os dejaré otro pequeño relato, no es muy largo tampoco, pero espero que os guste igual que el anterior... También será colgado en la pestaña libros el terminar.

Un besazo. Buena lectura.


Prólogo

Recorría la sala, inexperto y nervioso, nunca se había sentido así, sin poder ayudar en nada, sin saber que hacer, solo una pequeña quemazón en su interior que lo hacía sentir culpable, pero, ¿Culpable de qué? Los dos habían querido aquello desde el principio, y era ella la que había ido a buscarlo, para que se hiciera cargo, pero, ¿Cargo de qué? ¿Sin ella? No entendía nada, solo sabía que le habían llamado de ese hospital, diciéndole que su hijo estaba a punto de nacer y que la vida de la madre peligraba, así que, se requería su presencia. Y él, había conducido hasta allí, como un loco, sin saber de que se trataba nada de aquello, ocho meses sin saber de ella para que todo terminara así, ¿Su vida peligraba? ¿Qué significaba todo aquello?

Un hijo, es lo único que le pasaba por la cabeza cuando llegó a aquel hospital, bueno, eso, y que ella se moría, ¿Se moría? ¿Cómo se iba a morir? Era joven, no podía morirse a causa de un parto, no al menos a causa de su hijo, ¿Complicaciones? Eso le había dicho la enfermera cuando salió a recibirle, pero apenas la escuchó, como si un eco se hubiera instalado en su cabeza y no le dejara oír nada de nada.



6 comentarios:

EldanY dalmaden dijo...

Uhmm, espero que vivan ambos, jo.

Un abrazo, me mantengo en la sala de espera

Aglaia Callia dijo...

Muy buen inicio para un relato, es muy profundo, te deja con muchas preguntas, con angustia, te felicito.

Besos.

Orne dijo...

Hola Tami! muy buen prologo, espero ansiosa la continuacion :)
Besos

Marian dijo...

¡Que interesante!, pero me he quedado esperando más.¡Gracias!
Un abrazo. Dios le bendiga.

sabores compartidos dijo...

Jolines vaya comienzo mas angustioso.
Espero que tengan un poco de suerte aunque nose por que me da......
Venga niña unos besotes

Tamara dijo...

Muchas gracias a todos por la visita, tengo poco tiempo, así que os contestaré a todos juntos, me encanta que estéis por aquí. Muassssss.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...