¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

13 de mayo de 2013

El cielo espera

Aun a riesgo de meter la pata, quiero dedicar esta entrada a tres personas, que durante este tiempo me han estado acompañando, y que por circunstancias de la vida, han perdido a alguien al que amaban. Estoy segura, de que lo que se diga en estos momentos, no sirve de nada, pero que, saber que uno esta acompañado, es muy importante.

"Una noche de luna llena, la curandera del pueblo salió en busca de un hogar donde pasar la noche. No es que ella no tuviera casa, es que parecía no tenerla. Cada noche, cada día, cada luna llena, cada amanecer, ella estaba trabajando.

Era la única curandera del pueblo capaz de sanar, y como no, nunca tenía descanso.

Esa noche, caminaba cabizbaja por la calle, cuando oyó a un gatito que maullaba, se acercó, y entre sus manos, pudo ver como su alma se escapaba. Una lágrima cayó por sus mejillas sonrosadas, y la curandera vio con claridad, como varios ángeles bajaban de ese lugar llamado cielo, para recogerle entre sus brazos y llevarlo volando al cielo.

Allí, entre las nubes, la curandera en esa noche oscura, vio claramente como la luna brillaba con más intensidad, y una pequeña estrellita se encendía en el cielo.

También vio, como la luna, a la que tantas veces los humanos adoraban, se inclinaba, y formaba una cuna, para que el gatito se resguardara. 

A lo lejos, la curandera, le oyó maullar, no parecía solo, saltaba de nube en nube, olvidándose de que su nueva madre, la luna, lo observaba de cerca y sonría.

La curandera tenía un poder, sanaba el cuerpo, pero... también sanaba el alma.

catsgatsgatos.blogspot.com
A lo lejos, una sirena se oyó, y la curandera miró hacia el suelo, de nuevo cabizbaja, sabiendo, que un alma más subía libre al cielo, mientras que otras en la tierra se quedaban tristes con su ausencia.

La sirena se acercó, estaba más cerca de lo que ella pensaba, y cuando miró se dio cuenta de que se trataba de su teléfono móvil. Una llamada, un alma que se iba, un alma que se quedaba.

La noche paso rápido, y la curandera regresó hasta su casa, cuando abrió la cerradura de la puerta, dos ángeles la esperaban, iban vestidas de blanco, su cabello suelto al viento, en sus espaldas dos alas blancas comenzaban a salir.

www.angelesentuvida.com.mx
— La noche es larga— dijo una.
— La cama esta preparada— sonrió la otra.
— ¿Qué te pasa curandera que estás tan desamparada?
— No se si quiero este don, el de liberar las almas.

Las dos ángeles, abrieron los brazos, sabiendo que la curandera guardaba dentro de sí, el dolor que produce una pérdida amada, una madre, un hermano, un hijo, hasta una yaya.

— Ven, curandera, a mis brazos, bien amada.
— Solo quiero llorar, hasta sentirme cansada.
— Lo se, mi pequeña niña, en tu alma llevas guardadas, el dolor de que un ser querido, logre obtener sus alas.
— ¿Por qué yo? ¿Qué significa?
— Nada, mi linda adorada. Solo tienes que ser fuerte, pues un mensaje has de dar, las almas que van al cielo, felices, aunque no lo creas están, no eches las culpas a nadie, ni siquiera al destino, no te reproches ausencias, y tampoco te quieros no dichos.
— Las nubes son de algodón, las estrellas de vainilla, y la luna, aunque tan bella, tiene un sabor de maravilla.
— ¿Cómo consigo yo ver, a un ser que ya se ha marchado?
— Él siempre estará en ti, aunque a veces el dolor te impida pensarlo.

La curandera paso la noche, entre brazos sabor a menta, esa que te hace llorar, y que salpica tus ojos de lágrimas, pero al despertar, la luna, madre de las estrellas, había cobijado a sus nuevos hijos, les había dado un hogar, y el sol, padre de los que aun están en la tierra, dio un nuevo color a sus vidas.

La curandera, puede ser cualquier persona, no tiene nombre, ni rostro, solo sabe, que hay días, en los que al llegar la noche, se cobija en brazos de sabor a menta".

La vida sigue, es bonita, y, los curanderos, jamás estarán solos. 

33 comentarios:

EldanY dalmaden dijo...

Qué bonito relato te has marcado Tamara.
Bonito y con sentimiento, así se escribe profe.

Un abrazo.

Tamara dijo...

Gracias Dany, me alegro de que te haya gustado. Un besazo.

educapeke dijo...

¿Cómo me iba a molestar que me dedicaras esta entrada? me ha gustado mucho, es tan cierto el mensaje. Muchísimas gracias. Y también muchas gracias por el apoyo que me das, por estar ahÍ en estos momentos duros de mi vida. Un beso

Tamara dijo...

Me alegra Vane que te haya gustado, lo importante es que veas que la vida sigue, y que estamos a tu lado. Un besazo

Carol Torrecilla García dijo...

Un bello relato que llega al corazón, Tamara.
Gracias por compartirlo con todos nosotros.
Es una suerte ser tu amiga.
Abrazos.

Tamara dijo...

Muchísimas gracias Carol, no se si los demás opinarán que ser mi amiga es una suerte, pero... Para mi es un placer teneros a mi lado. Un besazo.

Maria Esther Borrero Calderita dijo...

Tamara aunque no los creas , me has puesto la carne de gallina, porque diras porque hace exactamente 4 meses perdi a mi padre, y sabes unas de las cosas que mas me da pena es que no hubiera visto mi blog no le dio tiempo pero se que esta ahi, y el el que me esta ayudando, para que vaya tambien, la realidad es que cada vez que pasa el tiempo lo echas mas de menos pero tambien es verdad que la vida es asi, y se que de que pase el tiempo y espero que pase muuuuuuuuuchoooo algun dias nos volveremos a encontrar . Besos para ti wapa y para tus amigas solo les digo que aunque lo vean negro pasa nunca se olvida pero se convive besos para ellas tambien.

Mela dijo...

Hola Tamara... muy bello relato.
Mucho sentimiento, es muy complicado decir "adiós" a alguien a quien quieres.
Me han gustado las estrellas y la Luna.
Besos

Blanca dijo...

muy emotivo, Tamara. un besazo.

Piix Alvarez dijo...

Que bonita manera de expresar ese sentimiento.
Un saludo!

luis alvarez dijo...

Toda alma vuelve a Dios...
Precioso relato, me encantó...
Bendiciones...

Citu dijo...

Me encanto , esta historia muy bella y real porque el que trae amor , nunca esta solo. Un beso y teme cuidas mucho

Lu dijo...

La anestesia del tiempo -eso que decimos de que la vida sigue- es capaz de volver hacernos sonreir porque cura esas heridas en el alma. Pero no tienen el poder de hacerlas desaparecer.
Hemos de aprender a seguir nuestro camino con ello, sin olvidar jamás a aquellos que ya no nos acompañan en este.

Besos!

Aglaia Callia dijo...

Hola, Tamara, qué bonito relato, es muy conmovedor, me has cogido con la guardia baja y se me han escapado unas lágrimas, pero lo agradezco, es hermoso cuando un relato te emociona.

Besos.

karras dijo...

No la curandera no está sola, como bien dices todo el que es capaz de albergar una pizca de amor por otro ser tiene algo de curandera y todo aquel que intenta el consuelo para quien le ha tocado ejercer ese u otro día la profesión también a su vez es curandera. Los angeles prestan su apoyo, no hay duda pero quien mejor comprende ese dolor...... siempre es otra curandera.
Por la parte que me toca, infinitos besos y gratitud eterna.

albanta dijo...

Una bonita entrada. muy dulce

albanta dijo...

Una bonita entrada. muy dulce

Francisco Espada dijo...

Tender la mano al que sufre también es una especie de curanderismo para el que no debemos encontrar reposo.

Besos.

Elisa Paez dijo...

Maravilloso, me ha llegado al alma.
Besos;)

Tamara dijo...

No lo sabía María Esther, si no, te hubiera incluido entre las personas a las que se lo dedicaba. Un besazo.

Tamara dijo...

Me alegra mucho Mela, que hayas notado el sentimiendo. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias Blanca. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias Piix. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias Luis. Un besazo.

Tamara dijo...

Además de verdad Citu, cuanta razón. Un besazo.

Tamara dijo...

Lu, eso dicen no? que el tiempo cura las heridas. Un besazo.

Tamara dijo...

jejeje Aglaia, y tu hablabas de alma en los libros, ya ves que si te emocioné, es que este relato también la tiene. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias a ti Karras, por comprender hacia quien iba. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias Albanta. Un besazo.

Tamara dijo...

Ojala fuera así, y las manos tendidas fueran muchas. Un besazo.

Tamara dijo...

Gracias Elisa. Un besazo.

Cookyta C.C.N dijo...

Hola tamara, un lindo cuento, gracias por tomarme en cuenta , la perdida de un ser querido aunque sepamos que es lo mejor para élla (en este caso mi mamita) de todos modos duele, la ausencia, saber que ya no la vere mas, sentirme desamparada, hace 4 años perdí a mi padre , ahora a mi madre , es la ley de la vida lo se, pero eso no quita la tristeza, se que en el cielo hay un ángel mas, que me mira y me acompaña todos los días, y como dices, mientras le recuerde, siempre viviré en mi, en mi alma y mi corazón.
preciosa te agradezco nuevamente tu cariño y esta muestra de simpatia y de acompañarme en el sentimiento es lindo saberlo,
te dejo mi abrazo y mi cariño!!

Tamara dijo...

Me alegro mucho que te haya gustado Cookyta, si, es ley de vida, pero eso no hace que deje de doler, supongo. Un besazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...