¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

21 de febrero de 2014

Una nueva vida- Capítulo 3.4


Radians no le siguió esa tarde, ni tampoco las tardes siguientes aunque él se empeñaba en que lo acompañara, Radians no comprendía nada, pues ese muchacho la llevaba libros para que leyera, ropa, para que se vistiera, incluso alimentos, antes de ir a la escuela, después a la salida y por la tarde, incluso la llevo una manta para que se resguardara del frío. 

Todas las tardes se sentaba con ella y la observaba mientras ella leía en voz baja, él hacía las tareas del colegio y a ella le animaba leer. No sabía porque pero después de un mes ese chico no sabía nada de ella y aun así seguía cuidándola. La verdad es que la cuidaba pero no la hablaba, la llevaba comida, la observaba comer, dándola conversación pero después cuando ella se sentaba a leer el solo la miraba y después hacia las tareas, le gustaba observarla. 

Cuando comenzaba a anochecer, José se despedía, la besaba en la mejilla y se marchaba a su casa.

Una tarde después de que Radians hubiera comido se sentó a su lado como el resto de las tardes y la observó leer. Radians le miro pues esa tarde era raro que él no hiciera sus tareas.

— ¿Por qué no me lees en voz alta?- la pregunto José

— Tú siempre haces tareas, no se porque ibas a querer escucharme leer, si seguramente tu ya te has leído este libro.

— Lee, por favor.

Al principio Radians dudó, pero después lo pensó, ¿Por qué no puede querer escucharme leer? A lo mejor le gusta este libro, así que comenzó. 

“Ya en los jardines de Sabell, su primo la explicaba lo que había ocurrido, una semana antes de que ella apareciera habían tenido una emboscada y Uwuain desapareció en medio de la contienda, no habían pedido rescate por él, así que se imaginaron que estaba herido y lo buscaron, pero no lo habían encontrado, con lo que decidieron volver al castillo para informar de su desaparición” ”- Radians respiró y continuó con esa voz tan melodiosa- “Esa misma noche habían llegado a Sabell, cansados y fatigados por la búsqueda, y oyeron comentar a una de las sirvientas que Lady Isemay había estado allí, pero que un paje vino en su busca…”

Y así continuó Radians días tras días leyéndole el libro de “Isemay”, después de comer y antes de hacer las tareas leía en alto cinco hojas y el la escuchaba como si porque fuera ella la que lo leía, se le quedara grabado en la memoria. Después de ese libro vinieron muchos otros y los días pasaban y la amistad continuaba y crecía.

Una tarde José la observaba y decidió en ese mismo instante que quería mostrarle también su mundo, ellos siempre estaban en su casa, su entorno, ya era hora de que Radians viera el suyo.

— ¿Quieres seguirme?- la interrumpió mientras Radians leía el Lazarillo de Tormes.

— ¿Seguirte?- le contesto ella sorprendida- ¿Dónde quieres que te siga? 

José la agarró fuertemente de la mano y la sacó de la hacienda palaciega sin que ella pudiera quejarse, después de caminar por las calles de la ciudad, se pararon delante de una gran casa lujosa de color blanco, con las puertas y las ventanas doradas y un gran jardín que adornaba una terracita en la que dos mujeres tomaban el té, sentadas alrededor de una mesa. 

— Buenas tardes, señora Mayers, buenas tardes señora Cándida- saludo José a las mujeres que estaban sentadas en la terraza y se acercó para besar en la mejilla a cada una.

— Buenas tardes hijo mío- saludaron las dos a coro mientras le devolvían el beso.

— Que buen chico este- comento Mayers- siempre tan atento.

— Si, es tan bello como su padre y muy educado, si señor, muy educado...- comentaban las dos ancianas mientras José se marchaba con ella.

— ¿Y éste es el lugar que querías que visitara?- le pregunto ella cuando ya estuvieron alejados

— Este es mi hogar, todo lo que yo poseo, donde crecí, donde esta mi familia, mi todo.

— Bien, es precioso, ¿Qué querías enseñarme?- dijo sintiéndose incomoda.

— ¿Enseñarte? Te dije que me acompañaras, no que te enseñaría nada.

— Pues bien, ya te he acompañado, ¿Qué quieres que vea?

— Quiero que me acompañes a montar a caballo, este es mi mundo, yo ya conozco el tuyo.

— ¿Por qué quieres eso?

— ¿Siempre haces tantas preguntas? Quiero una amiga que no quiera saberlo todo, quiero que confíes en mí.

— Vámonos- le sonrió.

Continuará

13 comentarios:

CHARO dijo...

Se nota que Radians desconfía del chico.Besicos

Laura Peñafiel Manzanares dijo...

Hola Tamara.
Tienes un premio en mi blog "Un blog de época".
Pásate a recogerlo en este link cuando puedas:

http://unblogdepoca.blogspot.com.es/2014/02/premio-mienteme-con-verdad.html

Un fuerte abrazo, Tamara.

Laura Peñafiel Manzanares dijo...

Hola Tamara.
Tienes un premio en mi blog "Un blog de época".
Pásate a recogerlo en este link cuando puedas:

http://unblogdepoca.blogspot.com.es/2014/02/premio-mienteme-con-verdad.html

Un fuerte abrazo, Tamara.

PEPE LASALA dijo...

Qué bonito Tamara, me devuelve tiempos de niñez, me encanta. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

Citu dijo...

Uy genial adoro a la pareja . me encanto que ella leía tu libro, un buen detalle

Beatriz Bragança dijo...

Hola,Tamara
Parece que a hora da sorte chegou para Radians!
Parabens! O teu relato está muito bom!
Bom fim de semana.
Beijinhos
Beatriz

Maria Esther Borrero Calderita dijo...

Un buen guiño para tu novela eh???? jajajaja que bueno,,

Tamara VN dijo...

Me alegra que os este gustando, ya me diréis que tal va la cosa. Un besazo.

Mela dijo...

Hola Tamara... José trata bien a Radians y se preocupa por ella... me gusta
Me ha parecido perfecto que lea "Isemay"
Y, por fin, ha conseguido mostrarle un poco de su mundo
Veremos cómo continúa...
Besos

Tamara VN dijo...

Mela al principio no leía Isemay, pero es que me dijeron que los derechos de autor de los otros libros y tal y dije, ale pongo el mío jajaja. Pero en verdad este libro lo escribí antes que Isemay. Un besazo.

HerminiaRegolf dijo...

Ajaaaa, y lee “Isemay”, qué sutil!!!!
Interesante.
Y el nombre de Radians????

Yessy kan dijo...

Me encanto el detalle. Radians leyendo “Isemay” a José. Vamos bien, me gusta cómo va la trama.
un abrazo

Tamara VN dijo...

jejeje chicas es por los derechos de autor lo mismo si ponía otro libro me hacían pagarlos por poner un trocito jejeje. Un besazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...