Una nueva vida- Capítulo 4

Capítulo 4

— Princesita, despierta, he venido a buscarte, tengo un pequeño problema- La susurró José mientras la tocaba en el hombro.

— ¿Qué ocurre?- Se despertó sobresaltada, pues no entendía que hacía José tan temprano allí, si el sol todavía no había asomado por el horizonte.

— Una tormenta se avecina, durante esta noche han desaparecido numerosas joyas en mi casa.

— ¿Qué tengo que ver yo?- Pregunto comenzando a ponerse nerviosa.

— Alguien nos vio la pasada tarde bañándonos en el manantial y le han comentado a mi padre que también entraste a mi casa.

— Pero tu sabes que no entre, yo no he robado nada- dijo poniéndose en pie.

— Ya lo se princesa y no dejare que te ocurra nada, pero quiero que me acompañes a mi casa, para demostrarle a mi padre que no has hecho nada- Radians comenzó a llorar- cariño, no llores, no dejaré que te ocurra nada.

Cuando llegaron a la casa de José un hombre canturreaba en el salón, es Víctor, mi abuelo, la comentó José agarrándola de la mano y la mujer que esta a su lado es mi abuela Catherine, ambos la miraron y sonrieron sin decir palabra.

Víctor era un hombre atractivo a pesar de su avanzada edad, las arrugas que se formaban en su frente daban a entender que fue un hombre al que los años formaron, pero el pelo canoso le daba un aspecto de rebeldía. Estaba frente al fuego canturreando, observando como Catherine tejía y sonreía.

Ambos ancianos eran muy importantes para José, cosa que se notó en lo relajado y calmado que se quedó éste cuando sus abuelos lo miraron, sin reprocharle nada y haciendo ver que le daban su apoyo.

— Deja de preocuparte, no dejaré que te pase nada, prometí que cuidaría de ti, ¿lo recuerdas?

— José, yo no robe nada, soy pobre, pero no soy una ladrona.

— Ya lo sé- dijo secándola una lagrima que rodaba por su mejilla en ese momento.

— ¡¡¡¡José!!!!- se oyó un grito desde el fondo de un largo pasillo- tu padre te espera en el salón de armas- dijo enfurecida una mujer a la que apenas vislumbraba entre las sombras.

— Es mi madre, Hanna, no te preocupes- la dijo agarrándola más fuerte de la mano- Estoy seguro de que ella nos creerá.

Comentarios

Mela ha dicho que…
Hola Tamara... me han gustado los abuelos de José y cómo has descrito a Víctor
¡Pobre Radians! Solo falta que la acusen de ladrona
El padre de José los espera en el salón de armas... un lugar adecuado para esta situación embarazosa ;-)
Me ha gustado mucho este capítulo
Besos
Beatriz Bragança ha dicho que…
Hola,Tamara
Que mais podera acontecer a esta menina?!
Fico a aguardar, ansiosa, pela continuaçao.
Parabens. Esta muito bom, este relato.
Beijinhos
Beatriz
vamos a seguir escribiendo jejeje
Yessy kan ha dicho que…
¡Oh Dios! Pobre Radians. Espero que la madre de José no sea malquerida.
Un abrazo


CHARO ha dicho que…
Tenía ya poco la pobre Radians y ahora seguro que la acusan de haber robado las joyas, ya veremos cómo sale de este problemón.Besicos
Citu ha dicho que…
Uy lo dejaste re interesante, te mando un abrazo
imma aurora ha dicho que…
muy muy interesante el tema de las joyas

http://losviajesysibaritismosdeauroraboreal.blogspot.com.es/
Tamara VN ha dicho que…
Pues espero que os siga dejando intrigadas hasta el final jejeje. Un besazo.

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor