¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

3 de mayo de 2014

Una nueva vida- Capítulo 11.2


José esperó hasta que el sol empezó a aparecer por el horizonte y decidió marcharse a casa, ella no iba a aparecer, pero deseaba verla, así que cuando despertara más tarde y supiera que habrían vuelto de trabajar los campesinos, iría a verla.

Cuando José despertó, se bañó, se vistió adecuadamente, dio un beso en la mejilla a su prometida, la preguntó si todo estaba a su gusto y pidió el coche, cuando llegó a casa de Radians, Ascra abrió la puerta.

— Mi señor, ¿qué hace aquí?- pregunto Ascra sorprendida al verle

— He venido a buscar a su hija

— No creo que esto sea correcto.

— Soy el señor- sabía que eso daba igual, si ella se negaba a verle, pero tenía que intentar hasta el último recurso- dile a tu hija que salga

— No esta- respondió muy rápido Ascra- está en el médico, en un pueblo de al lado.

— ¿Qué pueblo?

— No, no tengo obligación de decírselo, ella necesita tranquilidad

— ¿Por qué?

— Mi señor, no tengo porque responder a todas sus cuestiones.

— Mire Ascra, me da la sensación de que usted sabe quién soy y sé que ella no es su hija

— No ponga en duda lo que le digo, ella recibió su mensaje ayer y no apareció porque dice que usted se equivoca de persona

— No me equivoco, sé que es ella... ¿dónde la encontró?

— Yo... yo la di a luz

— Mentira

— Es verdad, yo la di la vida

— No mienta, no quiero mentiras, no lo comprende, llevo un año buscándola

— Pues siga buscando, se equivoca. Y escúcheme bien, déjela vivir, olvídela

— Jejeje- rió- no puedo, ese es el problema, que no puedo, que necesito tenerla a mi lado, era mi amiga

— La abandonó- explotó Ascra

— No, yo intente salvarla- se defendió- pero ahora que sé que es ella y que usted lo ha confirmado necesito hablarla

— No, usted la abandonó, dejo a mi pequeña malherida, no se acerque a ella

— No me amenace Ascra, dígale a su hija que vendré mañana a verla y que si no está aquí, mandare que la encarcelen, si esa es la única manera de hablar con ella

— Ella no ha cometido ningún delito

— Es delito estar en ese manantial, está prohibido.

— Pero, el capataz...

— Matías ya me explicó, pero aun así sigue estando prohibido.

— La deseas el mal

— No, es mi único recurso, dila que no la haré daño que necesito explicarme

— Por Dios, te vas a casar

— No quiero estar con ella, no la amo... bueno, tal vez

— Olvídala, cásate, forma una familia, olvida que la conociste

— No puedo, todavía recuerdo ese día que estaba dormida, y la desperté y como se puso, parece que ella siempre viene a caer a mi herencia- rió- es mi amiga, lo hubiera dado todo por ella, me dispararon

— A ella también y tu la abandonaste

— No, no la abandone, la salve

— No es cierto, la dejaste sola, casi muere, no teníamos dinero para un médico, yo misma la saque la bala

— ¿Y el dinero que la deje?

— No lo comprendes, ella no quería tu dinero

— Pero podía haberse curado antes

— No, ella no quiere eso, ¿sabes lo que hizo? La dejamos una cicatriz y se despertó una noche, había soñado que tú la reconocerías por eso y ella no quería, así que se marchó al río, una campesina la había dicho que el río curaba, que primero la escocería y luego la curaría, se despertó y fue al río, se introdujo en él y se metió un pañuelo en la boca, mordió el pañuelo, grito y lloró, nadie tiene esa valentía, ni siquiera dijo lo que había hecho, cuando fui a curarle la herida, estaba totalmente desinfectada, por eso ella va al manantial.

— Me está haciendo sentir culpable

— Usted tiene la culpa, déjela vivir, déjela curarse, déjela ser feliz...

— Es que, no puedo, después de un año lo he intentado, pero la susurraba en sueños, la pedía que estuviera a mi lado... ahora la tengo y no la dejare que se vuelva a ir.



9 comentarios:

Ana Martinez dijo...

¿Podrá por fin verla? Buen finde, Tamara .Un abrazo.

CHARO dijo...

Cómo se está haciendo de rogar Radians.....pero Jose tenía que insistir más en que no la abandonó. Besicos

Mela dijo...

Tanto Radians como Ascra se equivocan... José no es culpable de lo que sucedió
Y parece mentira que Radians no comprenda que los estaban persiguiendo a los dos
En fin, no hay más ciego que el que no quiere ver... ni más sordo que el que no quiere oír
Besos

Jessica dijo...

Disculpa mi ausencia!! Demasiadas cosas que hacer.

Intentaré venir más a menudo.

Un saludo!

J.P. Alexander dijo...

Uy que triste capi ojala José pueda hablar con Radians y explicarle todo. Un beso y te me cuidas

Yessy kan dijo...

Aaaww pobre Radians, esta lastimada por eso se hace de rogar.
Besos

Tamara VN dijo...

Chicas gracias por seguir leyendo. Un besazo.

Beatriz Bragança dijo...

Hola,Tamara
Como José está decidido!!!
Estou a gostar muito!
parabéns.
Um beijinho
Beatriz

Tamara VN dijo...

Gracias por venir Beatriz. Un besazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...