Una nueva vida- Capítulo 18.1


José bajo a la sala donde le esperaba su padre sentado en un gran sillón, bebiendo una copa de coñac y revisando unos papeles. Cuando oyó la puerta levantó la mirada y dejo los papeles a un lado.

— ¿Qué ocurre hijo?- preguntó Mateo

— Padre, lo que la ocurre es... que la herida de bala que le causaron por culpa de mi madre, solo ha cicatrizado por fuera.

— Bien, pues habrá que abrirla y empezar desde el principio- comentó tranquilamente y volvió a coger los papeles

— Pero padre, fue por nuestra culpa y no es tan sencillo, sus padres no tienen dinero para pagarla un buen médico, además debe estar en reposo y yo sé que en su casa no lo estará, y por otra parte su madre no quiere que ella este aquí y dudo mucho de que Radians asienta cuando se despierte.

— ¿Qué quieres?- levantó otra vez la vista de los papeles- No te andes con rodeos, sabes que no me gusta.

— Quiero que la dejes permanecer en casa el tiempo que necesite de reposo y que la paguemos los mejores médicos, además necesito un lugar para que sus padres se hospeden pues no querrán separarse de ella.

— Nosotros correremos con todos los gastos, pero en cuanto cobre el conocimiento se la trasladará a su casa- dijo tranquilamente.

— Padre, allí no guardará reposo

— Y tú aquí tienes a tu prometida y no quiero discusiones con su familia José, no tengo nada más que añadirte, se irá en cuanto recobre el conocimiento.

— Padre...

— Esta es mi palabra y ha de cumplirse

— Muy bien, no iba a recurrir a esto pero veo que será necesario…

— ¿Vas a amenazarme, hijo?- le preguntó levantándose de la mesa

— No es una amenaza, solo te digo que Radians no saldrá de esta casa, es mía y no quiero que salga de aquí hasta que no esté recuperada

— ¿Y tú prometida?, ¿Quieres que tengamos problemas con su familia?, de verdad eres un insensato cuando se trata de esa joven

— Lidia lo entenderá, además Radians y ella se llevan de maravilla y no tiene por qué enterarse de que es la chica a la que he estado buscando

— Hijo mío, las mujeres no entienden eso, tu eres su prometido, vas a casarte, se merece un respeto y tú debes proporcionárselo sino quieres que salga huyendo y se lo cuente todo a su padre

— Lo hablaré con ella y si está de acuerdo, se quedará aquí

— Espero que te disculpes por lo que has dicho antes, lo tomaré como un momento de mosqueo, pero no me vuelvas a hablar de ese modo.

Continuará...

Comentarios

CHARO ha dicho que…
Vaya conflicto familiar que se está creando......y la que ha disparado está tan campante y sin castigo.Besicos
J.P. Alexander ha dicho que…
Uy yo dudo que que Lidia le parezca bien o que se realice esa boda Un beso y te me cuidas
Yessy kan ha dicho que…
Espero que Radiens no encuentre problemas con Lidia. Verdad es que se llevan bien, pero puede ser que el papa de José tenga razón.
Besos
Tamara VN ha dicho que…
Gracias chicas por seguir leyéndolo. Un besazo.
Beatriz Bragança ha dicho que…
Hola,Tamara
Isto é que é gostar e preocupar-se!
Ao ponto de discutir com o próprio pai!
Cada vez gosto mais do que leio.
Um beijinho
Beatriz
Tamara VN ha dicho que…
Gracias Beatriz por venir a leerme. Un besazo.
Mela ha dicho que…
Ya comienzan los problemas... era lógico
Pero José ha estado a la altura para mi gusto
Besos

Entradas populares de este blog

Masaje de Shiatsu para el Síndrome de Ménière... mi experiencia

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO