¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

26 de junio de 2014

Una nueva vida- Capítulo 18.3


José y Ascra subieron al coche y volvieron a la residencia, Flor les abrió la puerta y Mateo salía a recibir a Ascra, después Mateo la acompañó a ver a Radians, junto con José, pero cuando llegaron a la habitación y el médico les comentó que necesitaba descansar y que a la mañana siguiente verían lo que hacían, Mateo cogió del brazo a José y le sacó del cuarto.

— Deberías ir en busca de tu prometida o mandar a que alguien la recoja- le comentó Mateo

— Tienes razón, hablaré con el cochero, diré que vaya a buscarla y que la traiga.

— ¿Piensas que ella es un juguete, hijo?

— ¿Cómo dices?- preguntó ofendido

— Si, la manejas a tu antojo, la ordenas quedarse en casa mientras tú lo pasas bien, la prohíbes acompañarte cuando sales

— Padre, tengo asuntos que resolver

— No cambies de tema, te recuerdo que es tu prometida y que estas aquí para estar con ella, no para atender ningún asunto

— Padre, voy a mandar a alguien a buscarla, no se preocupe más.

— Mi señor- indico Flor- la señorita Lidia ya está aquí, la trajo un hombre del pueblo

— Agradécele que la haya traído- agradeció Mateo.

— Si agradéceselo-comentó José

— Es Eduardo, su caballero-comentó Flor a Mateo- dice que si puede subir a ver a Radians

— Dile que está descansando- contestó José rápidamente- que ya se le avisará cuando pueda verla

— Querido Mateo- se acercó Lidia que subía por las escaleras y le beso en la mejilla- ¿qué tal se encuentra?

— Yo, perfectamente, Lidia, ¿lo pasaste bien?

— Si, estupendamente, pero cuando desperté José ya no estaba, me indicaron que había surgido una urgencia, ¿qué ocurre, mi amor?- dijo dirigiéndose a José

— Radians tuvo un accidente, pasara aquí unos días, ¿te importa?- le pregunto José

— No, no hay problema, ¿qué tal esta?- comentó Lidia, preocupándose por la salud de Radians

— Está en mi cuarto, debe descansar, ahora sus padres están con ella y el médico acaba de retirarse.

— Pido permiso para pasar luego a verla

— No hace falta- comentó José- mañana pasaras a verla, el médico ha dicho que no despertará hasta mañana, la medicina que la ha dado hará que duerma toda la noche

— Bueno parejita- comentó Mateo- debo marcharme, tengo asuntos que me llaman al deber. Con permiso- dijo Mateo y se retiró

— Pareces preocupado por esa mujer- comentó Lidia- supuse que estarías con ella, porque cuando desperté ella tampoco estaba, por cierto, mi amor, fui al bar de un tal Alfonsete a tomar algo con Amadeo y Micaela y con Eduardo, que hombre tan amable, me acompañó hasta aquí, pero me trajo en un coche alquilado, deberías pagarle aunque fuera el trayecto

— Mandare un mensajero a pagárselo, estate tranquila, le dije que correría con todos los gastos, no pienso permitir que te ocurra nada

— Me parece extraño, me dijo que subiría a ver a Radians, yo no sabía que eran tan amigos, pero no para de hablar de ella, yo creo que entre ellos hay algo, pero bueno, ¿qué la ocurre?

— Nada, no te preocupes, pero tendrá que quedarse aquí

— Ya me lo has dicho mi amor, pero, ¿por qué?

— Lo que la ocurrió fue culpa mía- dijo rápidamente 

— ¿Qué ocurrió?

— No tengo tiempo para contártelo, ¿deseas descansar o quieres algo de comer?, ve a la cocina o pídeselo a alguien, aunque mira, si quieres entretenerte puede salir a pasear por el jardín, hay flores que puedes recoger

— Gracias mi amor- dijo secamente pues José se comportaba muy borde con ella

— Si me disculpas, tengo que atender asuntos.

Se que los post están siendo un poquito más largos pero la verdad es que es la única manera de no cortar las conversaciones a medias, espero no aburriros.

7 comentarios:

J.P. Alexander dijo...

Uy no te preocupes prefiero capítulos largos y uy me dejas con ganas de más

sabores compartidos dijo...

Bueno la verdad es que cuando hay dialogo la cosa se lee rapidamente.
Al final le tendra que confesar la verdad, jejeje no se va a escapar.
un besote

Yessy kan dijo...

Vamos a ver que pasara ahora que ya están los 3 juntos en la misma casa. Espero que pronto le confiese la verdad a Lidia.
besos

Tamara VN dijo...

me alegra que os este gustando. Un besazo.

Beatriz Bragança dijo...

Querida Tamara
Não nos aborreces nadas.Muito antes pelo contrário:prefiro episódios mais longos.
Está um livro muito bem escrito.
Parabéns
Um beijinho
Beatriz

Tamara VN dijo...

Gracias Beatriz por venir a leerme. Un besazo.

Mela dijo...

En este capítulo he visto a Lidia muy comprensiva, parece una buena persona
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...