¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

3 de julio de 2014

Una nueva vida- Capítulo 19.3


— Doctor, ¿qué la ocurre?- preguntó Ascra

— Es normal, déjeme que la examine, alguna gente aguanta mejor el dolor que otras personas y comprendo que el dolor que tiene ahora no es fácil de soportar, no sé ni cómo ha sido capaz de abrir los ojos y hablar, pero la verdad me parece que lo decía por los delirios de la fiebre.

El doctor la examinó y dio como conclusión que se había desmayado del dolor y que necesitaba descansar, necesitaba estar sola, pidió que todo el mundo saliera del cuarto, Ascra pidió quedarse pero el médico la instó a que ella también saliera.

El cuarto de Radians comunicaba con el contiguo, todos salieron de la habitación y la dejaron sola, descansando.

Mateo les invitó a desayunar, José se disculpó, quería descansar, pero lo que hizo es entrar por el cuarto contiguo a donde estaba Radians y allí estuvo toda la mañana esperando a que se despertara, agarrándola la mano.

A la hora de la comida, José bajo al salón, comió con todos y se despidió de Ascra y Nicolás que volvieron a su casa, además pidieron permiso para trabajar media jornada y Mateo les dijo que no hacía falta que iban a conservar sus sueldos, pero ellos insistieron, así que José consiguió quedarse toda la tarde con Radians en la habitación, cuando ya anochecía, Radians abrió de nuevo los ojos.

— Princesa- susurro José- ¿estás bien?

— Sí, me encuentro mucho mejor, me duele el costado, pero estoy mejor- susurro muy despacio- no quiero que te acerques a mí, ¿qué me has hecho?

— Princesa no me hables así, tranquilízate, no alces la voz, ya te bajo la fiebre, me has tenido muy asustado, cuando te desmayaste no sabía que te ocurría

— ¿Dónde estoy?- preguntó asustada pues no reconocía su cuarto y la noche anterior creía que estaba allí

— En mi casa

— No quiero estar aquí, sácame, ponme a salvo

— Nadie te va a hacer daño, tranquila, no te conviene tener emociones fuertes ni alterarte, hazme caso, por favor.

— La última vez ...- tragó saliva por el dolor- ... la última vez que te hice caso, casi pierdo la vida

— Cuando te recuperes quiero hablar contigo de lo que ocurrió

— Yo no quiero hablarlo, quiero recuperarme y salir de aquí.

— De momento descansa

— ¿Por qué tengo que descansar? Llama a mi madre, quiero ir a casa- intentó levantarse

— Por favor, relájate- la sujetó en la cama- mañana lo hablamos y si el médico dice que estas mejor te enviaremos a casa

— Prométemelo

— Te lo prometo, bueno me voy, te dejo descansar

— Espera, tengo ganas de beber agua

— Toma, intenta incorporarte un poco- dijo acercándole un vaso de agua a los labios

— ¿Y Eduardo?- preguntó después de beber

— No lo sé, no ha venido a verte- mintió

— Pobre...-suspiró - pensara que no puede pasar a verme, pero...- suspiró de nuevo- ¿le dejarás entrar no?

— Las puertas de mi casa están abiertas a visitas, cuando te recuperes le mandaré un telegrama para que venga a verte

— ¿Qué tengo?- Preguntó preocupada

— No tienes nada, el médico te abrió la herida para limpiarla, te había cicatrizado por fuera pero no por dentro.

— Tengo mucho frío- comentó Radians

— La calentura puede estar volviendo a subir, relájate, te pondré paños de agua fría

— ¿Y tú prometida?

— Estará en el salón sentada en el hogar cosiendo, es lo que suele hacer normalmente

— ¿Te importa mucho, no es así?

— Creo que deberías dejar de hablar y descansar, cierra los ojos, yo voy a cambiarte los paños.

6 comentarios:

CHARO dijo...

Hay que ver lo bien que cuida Jose a Radians.Besicos

J.P. Alexander dijo...

Uy que lindo que es José espero que tu mascota esté mejor te mando un abrazo y te me cuidas

Yessy kan dijo...

Pobrecitos, espero que pronto salgan de esta situación.
Besos

Tamara VN dijo...

Me encanta que sigáis la trama, graciasssss. Un besazo.

Beatriz Bragança dijo...

Hola,Tamara
Gostei muito deste episódio.
Quanta ternura e preocupação!
Estou a gostar muito.
Parabéns.
Bom fim de semana.
Um beijinho
Beatriz

Mela dijo...

Radians tiene miedo de estar en casa de José... pero creo que le debe dar la oportunidad de que se explique
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...