¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

9 de agosto de 2014

Una nueva vida- Capítulo 24.4


Con el mismo procedimiento de la otra vez, la ayudó a incorporarse y después tiró de ella, pero esta vez sin soltarse del brazo de José, Radians comenzó a caminar, ahora no la dolía apenas y la herida fue desapareciendo. José sabía que poco tiempo más podría retenerla así que decidió hablar con ella sobre ese tema, aunque Flor ya le había informado que Lidia no había vuelto y que volvería pasado tres semanas, la tercera semana se acercaba y José desde hacia tiempo pensaba que en tres semanas ella estaría bien y ahora como había pronosticado, lo estaba y la herida había desaparecido.

Mientras cenaban sentados cerca del hogar, José pensaba el modo de decirle que se quedara con él, aunque él abriera la puerta, decidió que la mejor manera de decírselo era cuanto antes y que no debía pensarlo más. Además Radians estaba feliz, se notaba que se alegraba de poderse levantar y valerse por si sola, aunque José echaba de menos la intimidad que había tenido al peinarla, curarla la herida, vendarla, masajearla las piernas.

Radians mientras comía le miraba echando de menos que no fuera él el que la diera de comer, pero le gustaba poderse levantar y valerse por si misma, como siempre había hecho.

— Radians- la dijo mientras ella sorbía con una cuchara la sopa que Flor les acababa de llevar, nadie sabía como José conseguía la comida pero mientras comieran que importaba.

— ¿Qué quieres?- le miró

— Debo hablarte de algo

— Comienza

— ya estas casi recuperada y...- se interrumpió- no quiero que te vayas, sé que no podremos tener mucho más tiempo la situación así y que debo abrir la puerta, pero quiero pedirte que no te vayas

— José, estás prometido, no creo que a la señorita Lidia le haga gracia que yo viva aquí, aunque solo seamos amigos.

— No la quiero

— Pues háblalo con tu padre, dile lo que te ocurre y anula el matrimonio, cásate con la persona que quieres

— Aun si ella no me quiere

— No, debes casarte con ella si ella te ama

— ¿Y si no lo sé?

— Deberías preguntárselo, dime quien es ¿Flor?, si, debe ser Flor- le sonrió- tu padre lo comprenderá

— Si, claro.

Continuará...

4 comentarios:

Trinity P. Silver dijo...

Muy buen fragmento :)
Besos

Yessy kan dijo...

Ya están muy cerca. Creo que Radians aún le ama. Que emoción!
Besos

Tamara VN dijo...

Gracias por venir a leerme. Un besazo.

Mela dijo...

¿Cómo es posible que Radians piense que José ama a Flor?
Aunque, a lo mejor, lo ha dicho porque no se atreve a escuchar que la ama a ella
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...