¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

15 de agosto de 2014

Una nueva vida- Capítulo 26


Después de hablar con los padres de Radians, José comenzó el camino de regreso a casa, pero se detuvo para comprar unas fresas a una mujer en un puesto del pueblo.

Cuando regresó a su casa el criado que hacía las funciones de mayordomo salió a abrirle la puerta pues con eso de que por la noche se celebraría un compromiso ya se esperaban invitados y su padre había decidido que fuera el mayordomo el que abriera la puerta cada vez que llamaran, en vez de las criadas.

José entregó la cesta con las fresas al mayordomo que sonrió y le miró extrañado pues normalmente no hacía falta que los señores compraran nada de la comida, se lo decían a los criados y estos iban a comprar.

— Son fresas- anunció José- pero no son para la casa, son para que las lleves a mi cuarto y las coloques con una botella de champán encima de la cómoda.

— Su cuarto, ¿el de la señorita Radians?

— Si, el de la señorita Radians, Charles, no te quedes así, ve y deja las cosas en el cuarto.

José se disponía entonces a subir los peldaños de la escalera cuando de lejos vio a un hombre en el salón, Flor muy nerviosa salió de la cocina con una taza de te y al verle allí, con un tono rebosante de nerviosismo, pero sin demostrarlo demasiado le anunció.

— Señorito José, el padre de la señorita Lidia, le espera en el salón

— ¿Tan pronto ha llegado?- espetó José

— Si, llego hace un rato, me ha pedido una taza de té, al parecer esta bastante nervioso, pidió hablar con usted en persona, aunque lo intentó su administrador y también su padre.

3 comentarios:

Yessy kan dijo...

Holy guacamolly!!
Ya se armó, que querrá hablar el padre de Lidia con José? Tamara, que se me acaban las uñas de tanto suspenso! =)
Besos

Tamara VN dijo...

Gracias por venir a leerme. Un besazo.

Mela dijo...

Creo que con el padre de Lidia, van a comenzar los problemas
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...