Una nueva vida- Capítulo 36.2



Radians bajo al salón, miró a Eduardo y a Lorena, ambos estaban muy felices y aunque él estaba con los hombres y ella en el hogar con su madre, las miradas de complicidad se veían entre ellos, se notaba que se amaban, Radians solo deseaba que fueran muy felices.

La cena comenzó, constaba de cuatro platos muy sugerentes y de buena cocina, se notaba que el cocinero era experto en esa materia, después los postres estuvieron todavía más exquisitos. Durante la cena Eduardo se sentó cerca de Radians.

— ¿Hablasteis algo?- preguntó Radians en bajo

— Si, hemos decidido estar juntos

— ¿De verdad?- dijo Radians alzando un poco la voz y todos los invitados la miraron

— Chussss- la puso la mano encima de su brazo Eduardo- no lo hables, es secreto

— Lo mantendré en silencio, solo espero que me aviséis de los progresos- sonrió mirando a Lorena y la inclinó la cabeza como felicitación.

Más tarde Mateo comentó cosas de cuando sus hijos iban creciendo y de aventuras en el mar. José los miraba desde las escaleras pues ya tenía sueño, era tarde y Radians todavía no había subido, Eduardo estaba sentado delante del hogar, Radians apoyaba su cabeza en su hombro, ya que también estaba sentada en el suelo junto a él y Lorena apoyaba la cabeza en las piernas de Radians, de vez en cuando Radians miraba a Eduardo con un símbolo de complicidad y este sonreía y la besaba en la mejilla.

Cuando Mateo comentó que se iba a dormir, Radians se acercó a uno de los criados y le dijo algo al oído, después el criado se marchó a la cocina, José observó como Mateo cogía en brazos a Quitón que se había quedado dormido encima del sofá y Hanna despertaba a Nicolás que se había quedado dormido apoyado sobre ella. 

Radians, Eduardo y Lorena hablaban en un rincón del salón, Radians beso a Lorena y después a Eduardo abrazándole, este la cogió en alto y la beso varias veces en la mejilla y en el cuello, después cuando la soltó, beso a Lorena en la mejilla y esta se marchó a su cuarto, pero Radians y Eduardo se quedaron hablando hasta que José vió como el criado con el que había hablado antes Radians la avisaba de algo.

José se marchó a su cuarto, ya que su padre y sus hermanos se acercaban a las escaleras. Cuando entró se tumbó encima de la cama, Radians ni siquiera había reparado en que él no estaba, se había olvidado de lo que le había dicho. Llamaron a la puerta y un criado paso con una bandeja de comida, era el mismo criado que había estado hablando con Radians. Ella se había acordado de él pero no era ni capaz de ir como le había dicho, el criado se marchó y José vio como se pagaban las luces del pasillo, todo el mundo se abría dormido ya.

Aquí acaba el capítulo 36, mañana volvemos con más capítulos.

Comentarios

Mela ha dicho que…
Hola Tamara... en este capítulo José está malinterpretando lo ocurrido entre Eduardo y Radians
Los celos torturan y te hacen ver cosas diferentes a la realidad
Besos
CHARO ha dicho que…
Tanto beso de Radians con Eduardo están consumiendo a Jose.Besicos
Trinity P. Silver ha dicho que…
16 capítulos ya :) A ver cómo sigue :)
Besos
sabores compartidos ha dicho que…
Bueno a veces un poco de celos no vienen mal para acrecentar los sentimientos ejjeje
Besotesssssssssss
Yessy kan ha dicho que…
Que estara tramando Radians que no se apresura subir con la cena?
Besos
Beatriz Bragança ha dicho que…
Hola,Tamara
Como tu escreves bem!
Gosto muito deste romance!
Um beijinho
Beatriz

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor