¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

5 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 39.2



En el pasillo, José agarró del brazo a Radians y se la acercó a su cuerpo mientras con el otro brazo la rodeaba, intentó besarla pero esta apartó la cara como si eso la ofendiera.

— ¿Qué ocurre?- preguntó José nervioso y sorprendido pues la noche de antes aceptaba sus besos

— José, no quiero que me beses

— ¿Cuál es el motivo?

— No quiero la clase de confianza que cogimos ayer, fue un error

— Un error que te gusto

— Sí, pero un error

— Por dios, no puedo creer que me estés diciendo esto

— Ni yo que tú me estés diciendo esto y mucho menos que te ofendas

— ¿Cómo?

— A pesar de lo que pienses soy una mujer muy decente y nunca he dejado que ningún hombre me toque y no quiero que seas tú el primero

— Yo no soy un hombre soy tu prometido

— No, todavía no eres mi prometido y aunque lo fueras no te da derecho, ¿esto hiciste con Lidia?- se defendió

— A Lidia jamás la toque, me prometí con ella poco antes de que llegara aquí y era la primera vez que nos veíamos

— Y pretendes que me lo crea- le espetó furiosa

— Basta, me besaras porque seré tu esposo- la grito

— ¿Qué ocurre aquí?- apareció Mateo

— Nada padre

— Radians, agárrate a mi brazo- la invitó Mateo

— Padre enseguida bajamos

— No José, tu baja cuando quieras, yo me voy ahora y se agarró al brazo de Mateo y ambos bajaron y desaparecieron en las escaleras.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...