Una nueva vida- Capítulo 41.1



Mientras tanto José intentaba olvidarla trabajando mucho, pero día tras día ella se aparecía en sus sueños y siempre en brazos de otro hombre, al principio no tenía rostro pero después comenzó a ver la imagen de Eduardo, todo el día, besándola, acariciándola, haciéndola el amor en el manantial. Tal fue la obsesión con esas imágenes que José se acercaba al manantial todos los días, después de la hora de comer de los trabajadores y más tarde cuando salían de trabajar y el sol comenzaba a ocultarse. Quería ir a verla pero ella le había dicho que amaba a otro hombre y eso no lo soportaba, sabía que había sido frío con ella la mañana en que fue a despedirse, pero es que no podía soportar tocar el cuerpo que otro había tocado, le enfermaba con solo pensarlo. 

Una noche hablando con Mateo este le dijo que sino luchaba por lo que quería, estaba claro que se la quitarían y que se lo merecía porque se había quedado como un espantapájaros mientras otro conquistaba su corazón. Así que a la mañana siguiente José decidió que iría a visitarla.

Esa misma mañana Radians se levantó y se vistió, la había tocado otro turno y no trabajaría con su madre, Eduardo pasaría a recogerla y la llevaría hasta el trabajo. Radians se puso unos pantalones azules y una camiseta de cuadros que la anudó por encima de la cintura para que dejara ver su vientre y ocultara un poco la grandeza de sus pechos al estar la camisa arrugada, se recogió el cabello en una coleta alta y espero a que Eduardo tocara a la puerta. La camisa que llevaba tenía un escote pronunciado pero es que sus pechos habían crecido y la mayoría de las camisas quedaban pequeñas, además no podía comprarse nuevas pues sus padres no tenían mucho dinero.

Eduardo la abrazó al verla salir de la casa y la ayudó a cerrar la puerta, después la levantó en alto de la cintura y la ayudó de nuevo a subir al caballo, montó detrás de ella y pasó sus brazos alrededor de su cuerpo, la dió la noticia de Lorena en el trayecto del viaje y después ella le contestó algo para que se lo dijera a Lorena.

Cuando llegaron al lugar donde trabajaría, Eduardo bajó del caballo y la ayudó a desmontar, después Radians le dio un beso en la mejilla y Eduardo la abrazó mientras la subía en alto para besarla en el cuello, después la abrochó un botón de la camisa que se la había desabrochado. Radians sonreía y ni ella, ni Eduardo se dieron cuenta de que José los miraba desde lejos. Eduardo charlo un rato con ella y después se marchó, montando en el caballo, Radians comienzó las tareas.

Comentarios

Mela ha dicho que…
Hola Tamara... Buen lío tenemos aquí
Esta historia de amor se complica bastante... y creo que tanto José como Radians son culpables de que esto suceda
Tan sencillo que es hablar... y tan difícil a veces
Besos
CHARO ha dicho que…
Ahora si que se puede armar con los celos de Jose al var a Radians con Eduardo.Besicos
Ana Martinez ha dicho que…
Me imagino como estará José después de haber visto eso. Estará que echa chispas. Un beso.
J.P. Alexander ha dicho que…
Uy que hará José? Te mando un beso y ten una linda noche
Yessy kan ha dicho que…
Que barbaridad. Es un amor bastante complicado.
besos

Entradas populares de este blog

Masaje de Shiatsu para el Síndrome de Ménière... mi experiencia

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO