¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

15 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 42.2





La tarde llegó tan pronto como hubo pasado la mañana, después la noche y ambos descansaron en el bosque. Antes de que amaneciera emprendieron de nuevo la marcha.

Mientras tanto, Micaela daba explicaciones a Ascra y a su marido de lo ocurrido omitiendo lo de ramera, simplemente dijo que tuvieron una pelea, nadie en la hacienda se enteró de su marcha hasta pasada la semana cuando Eduardo regresó al pueblo y después de darse un baño y descansar fue en busca de José.

— ¿Dónde está tu hermano?- la preguntó a Lorena furioso

— ¿Qué ocurre?- preguntó Lorena desconcertada

— ¿Dónde está tu hermano José?

— Supongo que estará desayunando, es muy temprano

— Dile que salga

— ¿Qué ha pasado?- le preguntó

— Nada mi amor, no te preocupes, tengo que aclarar unas cosas con tu hermano, nada más

— ¿Sobre qué?

— Sobre Radians

— ¿Le ha ocurrido algo?, ¿le ha hecho algo?

— No

— ¿Dónde has estado?

— No puedo decírtelo, pero te aseguro que estuve con ella y por culpa de tu hermano

— ¿Qué hizo?- le preguntó nerviosa y sollozando

— No llores mi amor- la secó una lagrima que resbalaba por su mejilla- te explicaré en cuanto hable con tu hermano.

— No, explícame ahora

— Está bien -le abrazo- pero deja de llorar, ¿te acuerdas que te conté que llevaría a Radians a trabajar?

— Si

— Pues tu hermano debió de vernos y cuando me fui se acercó a ella y discutieron

— ¿Por ti?

— Por los estúpidos celos de tu hermano

— ¿Cómo?

— Tu hermano pensó que ella había estado conmigo

— Pero, ¿qué ha pasado?

— Que la llamo ramera

— No..., mi hermano..., no pudo decirla eso

— Pues lo hizo la dijo que se acostaba con todos los que se lo proponían

— Dios mío- grito Lorena llevándose las manos a la cara- ¿qué tal se encuentra Radians?

— Pues puedes imaginártelo, Lorena mi amor, dile que salga, tengo que hablar con él y pedirle explicaciones ¿lo entiendes?

— ¿Explicaciones de qué?- habló José detrás de Lorena desde la puerta de la entrada- suelta a mi hermana cerdo, o es que no solo quieres a Radians que también quieres llevarte a la cama a mi hermana

— José, te equivocas- habló Lorena

— No, márchate dentro Lorena

— No- le contestó ella

— Pues entonces cállate- la grito- y ahora dime, ¿de qué quieres explicaciones?

— Veo que ya lo sabes, creí que fue una equivocación por tu parte y que lo dijiste preso de los celos, pero veo que no

— Te advierto una cosa Eduardo, acuéstate con Radians siempre que quieras, pero no vuelvas jamás a acercarte a mi hermana

— Basta José- le gritó Lorena

— He dicho que te calles

— No, estas equivocándote y me vas a escuchar, Eduardo no esta con Radians

— ¿A no? ¿Y con quién está?

— Conmigo- le gritó en el momento en que Mateo y sus demás hermanos salían de la casa- Eduardo está conmigo, llevamos juntos más de medio año y fue a ver a Radians porque yo le di un recado para ella

— No- le grito José- él la abrazo, la beso- la grito de nuevo- yo lo vi

— Tu no viste nada- le dijo Eduardo agarrando de la mano a Lorena- yo amo a tu hermana, la soy fiel, me viste como la baje del caballo, viste como me despedí con un beso- le gritó

— Y como la abrochabas un botón- le grito más fuerte

— Porque se la había desabrochado al intentar bajarla, ¿sabes una cosa?, la ropa que llevaba era vieja y ya la quedaba pequeña, hasta tal punto que pidió dinero a tu hermana- se refirió a Lorena- Ascra no ha trabajado durante todo el mes pues se sentía mal y con el sueldo de uno que coman tres es muy difícil

— No, mientes- le espetó

— No- le habló Lorena- te equivocaste

— Cállate y entra en casa

— No, ya estoy harta, me voy con él y me voy lejos de aquí, no soporto ver cómo le tratas y tampoco como tratas a Radians, dices que la amas pero esta no es una bonita manera de demostrarlo- Y montó sin ayuda en el caballo de Eduardo, el cual montó detrás y después ambos desaparecieron al galope.

7 comentarios:

Mela dijo...

Hola Tamara... A ver si José entra en razón y comprende la realidad
Los celos lo han llevado a equivocarse y debería darse cuenta
Lorena me ha parecido muy valiente
Besos

Beatriz Bragança dijo...

Hola,Tamara
A tua narrativa sempre nos reserva muitas surpresas!
Um beijinho
Beatriz

Ana Martinez dijo...

Me encantó este trozo del libro, Tamara. Estoy deseando leer la continuación. Un beso y buen finde.

Boris Estebitan dijo...

Tiene razón, no demuestra correctamente su amor.

J.P. Alexander dijo...

Parece que a José le manda todo el mundo al diablo ojala haga algo para remediar las cosa. Te mando un beso

CHARO dijo...

Por lo menos se han aclarado las cosas.Besicos

Yessy kan dijo...

Pero que testarudo Jose. Ahoara va perder hasta la hermana. Sus celos son incontrolables.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...