Una nueva vida 56


José se inclinó un poco, dio unas instrucciones al cochero y en unos minutos Radians y él entraban en casa de una de las modistas con más fama del lugar, así como la más discreta.

— Señorita- habló José a la propietaria del local mientras tenía a Radians cogida de la cintura- en verdad necesito que empiece a diseñarla el traje mañana mismo- la sonrió y después miró a Radians- yo pagaré todos los gastos y quiero que luzca más que ninguna otra novia de este lugar

— Pero Lord José, necesitaré un centenar de costureras- le dijo- es imposible que el traje esté listo en menos de cuatro meses

— Contrate dos centenares pero tenga el traje listo para antes de cuatro meses- sonrió- ¿lo conseguirá o busco a otra modista que esté dispuesta?

— Por supuesto que lo tendré listo- le contestó con una sonrisa

— Está bien, hágala caso en todo lo que pida y no escatime por el dinero, quiero que lleve las mejores telas y los mejores complementos, lo comprende ¿verdad?

Después de elegir unas cuantas telas para que hiciera vestidos a Radians de regalo, salió de la tienda con su prometida de la mano que sonreía como si de su sonrisa dependiera su vida.

Cuando salieron de la tienda lo que José deseaba era llevarse a Radians lejos y hacerla suya, ya que la deseaba, pero recordó que había quedado con Quitón que llevaría a Radians a merendar para que la viera, con la condición de que no se quedara llorando las próximas veces. Como había hecho antes se inclinó y le dijo al cochero que les llevara a su casa.



Comentarios

CHARO ha dicho que…
Aquí encuentro que Radians debería ser la que elija el traje que quiera llevar en su boda y no Jose.Besicos
J.P. Alexander ha dicho que…
Uy ojala ya se realice la boda. Te mando un beso
Mela ha dicho que…
En cuanto José le ha dicho a la modista que si ella no puede tener listo el vestido buscará a otra... pronto la modista ha dicho que no hay problema
;-)
Besos

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor