Una nueva vida 56.1



Uno de los criados más antiguos de la familia les abrió la puerta y sonrió al ver a José junto con Radians, ambos sonreían y José la agarraba de la cintura, los criados vieron como después de pasar José entrelazó sus dedos con los de Radians, se le veía muy feliz al lado de ella. Haciendo caso omiso a las miradas que los criados les echaban, José miró con interés a Radians que sonreía mirando la casa, en la que nunca había estado.

José dirigió de nuevo la mirada hacía el criado que aún les miraba y con el ceño fruncido ante tanta mirada le dijo:

— Dile a mi padre que le esperó en la sala, avise también a mis hermanos, estaban deseosos de saludar a mi prometida- le dio esa orden y el criado asintió y desapareció por las escaleras

— Yo estoy aquí- dijo Irene saliendo de una de las puertas laterales- Radians- le saludó y se acercó a ella para besarla en la mejilla haciendo que José la tuviera que soltar la mano- me alegro mucho de verte, desapareciste de ese modo que nadie esperaba volverte a ver- la sonrió

— ¿Qué tal estás Irene?- preguntó Radians muy contenta por haber visto de nuevo a una de sus viejas amigas, porque más que familiares de José, los hermanos de este eran amigos.

— Me encuentro muy bien, algo preocupada por Lisi, ya que no la encuentro por ninguna parte, seguramente Simón se la ha llevado a algún lado, pero debería haberme avisado- regañó a su marido sin que estuviera presente

— ¿De qué te tenía que avisar?- entró Simón con Lisi de la mano- esta renacuaja ha estado en los establos bañando a un poni- regañó a su hija con la mirada- mira como se ha puesto la ropa

— Lisi, acompáñame- la regañó Irene- ahora voy a tener que cambiarte de ropa, ¿por qué te comportas así?, te estas portando realmente mal últimamente- dijo agarrando a su hija de la mano y tirando de ella escaleras arriba- Radians, te veré después- se despidió y desapareció por las escaleras como había hecho antes el mayordomo

— Radians- saludó Simón- voy a buscar a mi esposa antes de que mate a mi hija- sonrió sabiendo que Irene era incapaz de matar a Lisi, pero esa niña se estaba volviendo muy malcriada - me ha encantado verte de nuevo- la beso en la mejilla y después se marchó

— Radians- bajo corriendo Quitón por las escaleras y saltó al llegar a su lado cayendo en los brazos de Radians

— Quitón- le regañó José- la puedes hacer daño- le volvió a regañar cogiendo a Quitón de los brazos de Radians y dejándole en el suelo

— Te he echado de menos, Radians- la dijo Quitón con los ojos llenos de lágrimas- José no me ha querido llevar esta mañana a tu casa, no quería que fuera

— Yo también te he echado de menos pequeño Quitón, me alegro de verte de nuevo- le sonrió

— ¿Vas a merendar con nosotros?- la preguntó deseando que ella contestara afirmativamente

Por supuesto- le dijo Radians- estoy deseando tomar bocado, la verdad es que hace mucho que no como nada


Comentarios

CHARO ha dicho que…
Hace tiempo que echo en falta a la madre de Jose ¿Qué fue de ella? Besicos
J.P. Alexander ha dicho que…
Veamos como sigue la cosa . Te mando un beso
Mela ha dicho que…
Todos se alegran de ver a Radians, la quieren realmente
Besos

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor