Una nueva vida 59.4


En ese momento Radians recordó que en todos los carruajes dentro siempre había un arma y le pidió a Dolinda que ambas la buscaran, Radians era muy buena tiradora, acertaría a un hombre a más de cien metros. Cuando la encontraron, Radians colocó a Dolinda frente a ella y la pidió que se calmara.

— Está bien- le dijo a José uno de los hombres- sigan el camino, parecen de una familia importante

— Gracias- dijo comenzando a andar pero todos se pusieron a los lados del carruaje, Radians vio por fín la cara de José cerca de su ventanilla, la miró y la sonrió para calmarla.

El resto del viaje surgió sin incidencias, incluso Radians guardó el arma donde había estado antes y Dolinda se quedó dormida en el sillón de al lado. Minutos después oyeron voces de los aldeanos del pueblo que se acercaban a ellos gritando.

— Mateo- grito Matías y Radians distinguió la voz de su amigo- ¿habéis tenido un viaje sin incidencias?

— La verdad es que nos encontramos a unos asaltadores, pero decidieron dejarnos marchar sin pelear- le comentó Mateo

— ¿Vienen todos?- preguntó Matías al ver tantos carruajes

— Si, vienen todos, incluso Radians- sonrió Mateo al ver la sonrisa de Matías- bueno ahora es la prometida de José

— Yo sabía que tarde o temprano ellos se casarían- sonrió Matías- compañero- estrecho la mano a José- felicidades por tu compromiso, ¿dónde está la prometida?

— Aquí estoy- gritó Radians asomándose por la ventanilla y Matías se acercó, Radians hizo parar el carruaje y saltó de el abrazando a Matías- me alegro de volver a verte- le sonrió

— Felicidades por tu compromiso, te llevas a lo mejor de la familia- miró a su amigo al que tenía un gran afecto

— Matías, ¿me llevas en tu caballo?- le preguntó porque antes se lo había preguntado a José y este se había negado

— Ya te dije que no- la regañó José

— Pero quiero saludar a mi gente- replicó ella- por favor- le miró con ojitos tiernos

— Está bien- la sonrió- ven aquí- dijo alzándola en brazos y colocándola delante de él- estas muy malcriada- la regañó

— Y a ti te encanta darme caprichos- le sonrió ella mientras miraba a toda la gente que se congregó allí para saludarles

Comentarios

CHARO ha dicho que…
Menos mal que lo del asalto se quedó tan solo en un susto.Besicos
Boris Estebitan ha dicho que…
Genial seguir la aventura de Radians, saludos.
Mela ha dicho que…
Bueno, gracias a Dios no ha ocurrido nada para lamentar
Radians es muy valiente
Ya te he alcanzado, Tamara, y me alegro de ello
Besos
J.P. Alexander ha dicho que…
Uy que linda pareja hacen Radians y José. Te mando un beso y te me cuidas

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor