Una nueva vida capítulo 62.3



José se acercó a Radians mientras esta acomodaba a Megane en el asiento de al lado y ayudaba a Ascra a subir al carruaje.

— Mi amor- la habló José- te prometo que no pasará nada, la otra vez llevábamos quince hombres esta vez llevamos más de treinta como escolta

— A mí lo que me preocupa es que tu vayas fuera, podíamos haber puesto un carruaje más y que tu fueras aquí conmigo

— Mi amor, no te preocupes de verdad, cuida de Megane y ella te distraerá durante el camino, tardaremos solo unas horas y no creo que paremos ya que Sajira ya no tiene tantas nauseas.

— Está bien, pero si alguien nos para en el camino, prométeme que no dejarás que te hagan daño

— Prométeme que no dejarás tú que nadie te dañe nunca- la pidió José, pues a él le interesaba más la seguridad de ella que la de él mismo.

— Yo te lo prometo- le contestó Radians

— Entonces yo también te lo prometo a ti- la convenció él de que subiera al carruaje con una sonrisa.

Radians fue la mayoría del camino jugando con Megane, había intentado dormirla, ya que Roller y Ascra se encontraban dormidos en el asiento de enfrente, pero la niña solo quería jugar, Radians la enseñó más de veinte canciones y más de diez juegos, finalmente la niña se recostó en los brazos de Radians y mientras esta le cantaba una canción se quedó dormida.

José había tenido razón y en lo que llevaban de viaje, que serían aproximadamente dos horas, todavía no habían parado ninguna vez, Radians se alegraba de que el embarazo de Sajira fuera tan bien y apenas tuviera molestias.

Pocos minutos después a Radians también la venció el sueño y apoyandose en la ventanilla del carruaje se quedó dormida con la pequeña en brazos, estaba soñando tan apaciblemente que ni siquiera noto que el carruaje se detenía hasta que oyó unos gritos fuera que no solo hicieron que ella se despertara sino que Roller y Ascra también lo hicieron, aunque la pequeña Megane seguía dormida.

— ¿Qué ocurrirá?- preguntó Roller sorprendido, ya que se había despertado súbitamente

— Deben ser mercaderes- les relajó Ascra

— Madre, ambas sabemos que no hay mercaderes por esta zona

— Tal vez se hayan perdido, Radi, no seas pesimista



Los cuatro ocupantes del carruaje guardaron silencio intentando oír lo que ocurría fuera, parece que alguien discutía pero lo hacían en otro idioma o estaban lo suficientemente lejos para no oír y distinguir bien las voces. De repente y sin avisar Radians vió como de entre los árboles surgían como mínimo un centenar de personas que les rodearon. Roller sacó su pistola del bolsillo al advertir la presencia de otra gente y Radians entregándole la niña a Ascra buscó de nuevo la pistola que estaba dentro del carruaje, después cogió de nuevo a la niña y la pidió a Ascra que se agachara todo lo que pudiera.

Comentarios

CHARO ha dicho que…
Me parece que se va a organizar tremendo lío.....Radians no se libra de nada.Besicos
Mela ha dicho que…
Lo has dejado realmente interesante
Si los han rodeado 100 personas están en considerable desigualdad
Creo que quien está en peligro ahora es José
Besos

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor