¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

28 de agosto de 2011

Isemay- Parte 13.4 VIVO


En ese momento su hermano se quejó, y fue la última señal que ella necesito para apartarse de los remos y dejar que su esposo ocupara su lugar. Osmar la miró, temeroso de que ella pudiera desmayarse en cualquier momento, pero se sorprendió al ver que se acercaba a su hermano y le tocaba la frente, para después volverse hacia el barco y apoyar su mano sobre el casco renegrido.
-                            Ves palpando sobre el casco, tiene que haber unas escalerillas por alguna parte- la indicó.
Isemay se colocó al otro extremo de la barca, el mar parecía calmado, pero las manos la temblaban al palpar la superficie fría y húmeda, la oscuridad parecía tragárseles a medida que avanzaban cerca del casco. No hizo falta mucho, para que Isemay se topara con las escalerillas.
-                            Están aquí- grito a su esposo que dejó de remar instantáneamente y se acercó donde ella estaba lo máximo que pudo, sin balancear la barca a su paso.
-                            Muy bien- la sonrió abrazándola- ahora tenemos que subir a cubierta, ¿crees que podrás mantener la barca sujeta mientras busco ayuda para subir a tu hermano?
-                            ¿Vas a dejarnos solos?- preguntó palideciendo.
-                            Volveré enseguida, te lo prometo- la tocó la mejilla y ella asintió dándole permiso para marcharse- esta bien, agárrate con todas tus fuerzas a la escalera y no te sueltes en ningún momento, debes mantener la barca aquí, ya estamos a salvo- la prometió.
Después poco a poco, Isemay le vió perderse en la oscuridad mientras trepaba por la escala que le llevaría a cubierta. Ella se agarró con todas sus fuerzas a la escalinata, era difícil mantener la barca quieta, y los minutos parecían estar volviéndose horas, cuando creyó que los brazos se le iban a partir a causa del esfuerzo, vió un pie, y luego otro, que descendían hasta ella. Segundos después, su esposo saltaba a la barca, sujetando un extremo de una cuerda, el otro, lo llevaba agarrado, un hombre que permanecía oculto por la niebla.
-                            ¿Están todos bien?- oyó Isemay el grito del hombre.
-                            Si- grito su esposo en contestación y la miró sonriéndola- te dije que estábamos a salvo- habló al tiempo que ella se avalanzaba entre sus brazos.
La barca había quedado atada a la escalera, poco después, un hombre corpulento, con pintas de pescador, descendió también junto a ellos, primero observó la barca y después a sus ocupantes, como si se sorprendiera de ver a una dama entre ellos. Se volvió hacia la escalinata y otro hombre descendió. A penas ya cabían en la barca.
-                            ¿Esta inconsciente?- dijo el segundo hombre agachándose junto a Uwuain.
-                            Esta herido- articulo Osmar- debemos subirlo a cuestas.
-                            Será difícil con este temporal- grito el primer hombre, para que se le escuchara mejor- ¿esta bien, señorita?- la preguntó por fín a ella.
-                            Muy bien, gracias- dijo temerosa.
-                            Subiré delante- le indicó el segundo hombre- después sígame, señorita.
-                            ¿Y mi hermano?- preguntó ella sin soltarse de su esposo.
Yo lo subiré- la empujó Osmar hacia la escalinata- sube con cuidado y no te sueltes, enseguida nos vemos.

6 comentarios:

Alma (Susurros Mortales) dijo...

Muchas gracias por visitarme y si no te incomoda la visita de un ser oscuro, creo que me quedare echando un vistazo ;)

Un cálido susurro.

Tamara dijo...

Gracias por devolver la visita, echa los vistazos que desees.
Besos.

orthos62 dijo...

Bueno de momento han encontrado un sitio más seguro que la barca de remos. Esperemos que puedan atender a los dos heridos y que Osmar se recupere de la fatiga. Aunque no se yo..... jejeje seguro que hay sorpresas.
otro beso.

Tamara dijo...

La verdad es que después de todo lo pasado se merecen un tiempo de tranquilidad, ¿Lo tendrán?

Un beso.

Scarlet2807 dijo...

Poco a poco, me he ido poniendo al día con tu narración, la verdad es que escribes muy bello, y me gusta mucho tu estilo...
Besitos en el alma y feliz semana
Scarlet2807

Tamara dijo...

Gracias Scarlet, espero que sigas disfrutando de la lectura hasta el final.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...