La princesa 12



Y después de unos minutos en silencio en que ninguno de los dos era capaz de decir nada, se miraron a los ojos, y el caballero supo ya cuál era el fin, la meta de su vida. Aunque solo pudo balbucear un par de palabras mientras cedía al impulso de besarla en los labios.

- Mi Princesa...

Y de igual modo, la princesa supo, cual era el fín de su vida y pronunció contra sus labios.

- Tu princesa

Y colorín, colorado, el relato se ha acabado. Espero que os haya gustado, a mí, me encantó.

Comentarios

EldanYdalmaden ha dicho que…
Anda, se acabó el relatillo.
Me alegro te haga gustado.
Muas
Arte de enseñar ha dicho que…
No me ha gustado dany, me ha encantado, muchísimas gracias. Un besazo.

Entradas populares de este blog

"El mundo es una ostra... y tu eres una perla"

Antes de ser infiel... PIENSA

Mátate estudiando, y serás un cadáver culto.