¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

18 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 43.1


Radians leyó y releyó la noticia incluso intentó que la salieran las lágrimas pero no pudo, sus padres habían muerto y ella ni siquiera quería recordarlos. Día tras día los periódicos fueron llenando sus páginas, se buscaba a los herederos de la familia ya que se debía leer el testamento y para ello el hijo mayor debía estar presente. Radians pensó en su hermano Escorpio y se preguntó qué sería de él, su abuela le había explicado que se había casado con una mujer llamada Covadonga. 

Pocos días después apareció en el periódico que Escorpio, que debía ser el heredero había fallecido pocos meses antes y que su esposa Covadonga se había trasladado a la capital para decirlo ya que de haber muerto el segundo hijo y de no aparecer la tercera hija ella era la heredera, al menos que ninguno de los siguientes tuviera hijos varones. Decía que Covadonga tenía dos hijas ya que los hijos varones habían muerto en el parto, las hijas se llamaban Sofía y Anais y estaban casadas con duques, pero ninguna de ellas tenía heredero.

Días más tarde apareció su segundo hermano Roller, según como lo decía en el periódico también estaba casado, la mujer se llamaba Catalina y ambos tenían una hija llamada Casandra a la cual habían casado con un conde, meses antes. En el periódico ya se publicaba que Roller era el heredero, pero este en una entrevista anunció que buscaba a su hermana Lady Radians y que ofrecía recompensa si ella aparecía, ya que él estaba enfermo y moriría en pocos meses, ella era la heredera, porque él no tenía hijos varones.

La noticia la sobresalto trabajando cuando su amiga Melisa la mostró el periódico. Pocos días después ambas viajaban a la capital. Radians estaba nerviosa, Roller había dicho dónde estaba la casa y era la misma en la que ella había vivido durante años.

Llegaron al atardecer y Radians se encontraba muy nerviosa, Melisa la acompañó hasta la casa, donde una larga cola de mujeres con sus marido esperaban en las escaleras, todas decían llamarse Radians y todas decían ser las herederas, incluso vio viejas amigas de la escuela, que ni siquiera la reconocieron.

5 comentarios:

Mela dijo...

Hola Tamara... Una pena lo ocurrido con la familia de Radians... y qué cara más dura tienen las mujeres que se quieren hacer pasar por ella
Besos

CHARO dijo...

Vaya giro que ha dado la novela, ahora resulta que va a ser heredera de una gran fortuna, me alegra mucho saberlo ya que radians se lo merece.Besicos

Ana Martinez dijo...

¡Qué interesante se está poniendo! Un beso.

J.P. Alexander dijo...

Uy que hará Radians? Reclamara su herencia.

Yessy kan dijo...

Que bueno, al menos ya no tendra que pasar trabajos duros, se lo merece.
besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...