Quise...


Quise llorar por ti y no me quedaban lágrimas, entonces me di cuenta de que ya había llorado lo suficiente, y peor que todo eso, que jamás mereciste ni un solo momento de mis tristezas.

Quise gritarte que todo era injusto y no me quedaba voz, entonces comencé a recordar las cosas que te había dicho, las cosas que escribí y nunca dije, y me di cuenta de que mis letras jamás debieron pertenecerte.

Quise que me doliera y no encontré ese dolor, quise sentir frío o sentir calor, pero mi mente voló al pasado, a un día en el que en un segundo cambió mi vida, y entonces recordé que en ese mismo segundo, después de lágrimas vertidas, había construido un muro a mi alrededor, tan, tan alto, que ya nada sentía.

Y ahora, pienso que quiero llorar, que quiero gritar, que quiero que duela para sentir que estoy viva, pero no hay lágrimas, no hay palabras y no hay dolor, sin embargo, hay una ligera felicidad en mí, y es que sin saber como saliste de mi vida y como te arranqué de mi corazón, mientras yo me preocupaba por hacerme fuerte, alguien me enamoró.

Comentarios

CHARO ha dicho que…
Hay personas que no merecen nuestras lágrimas y sin embargo las derramamos.Besicos
J.P. Alexander ha dicho que…
Hermosa entrada te mando un beso
J.P. Alexander ha dicho que…
Hermosa entrada te mando un beso
Beatriz Bragança ha dicho que…
Hola,Tamara
Continuo a admirar a tua crescente inspiração.
Nunca deixes de escrever,pois és uma excelente romancista.Parabéns.
Um beijinho
Beatriz

Entradas populares de este blog

Antes de ser infiel... PIENSA

BLOG REGISTRADO

Feliz cumpleaños amor